martes, 10 de abril de 2012

Episode14 - Hermann


Es difícil jugar con las palabras ante un tesoro que solo se puede entender y descubrir de una forma: degustándolo.

Hermann es un restaurant clásico muy recomendable: estilo alemán, elegancia moderada, ambiente climatizado, excelente atención de parte de los mozos. Que más vamos a pedir??…ah, claro, que haya milanesa a la napolitana por dios!





Fuimos sin reserva siendo siete, lo cual fue arriesgado pero nos hicieron un lugar cerca de la puerta de entrada. 
Aclaramos al mozo el por qué de nuestra presencia y nos remató con un "acá no hay milanesa napolitana" , un chiste que por suerte duró poco.




Nos sugirió pedir cuatro para los siete, con unas papas fritas para acompañar. No esperamos más de diez/doce minutos a que las milanesas estén en la mesa.



 
El mozo se tomó el trabajo de cortárnoslas en porciones para cada uno de nosotros. Lo hace con un tenedor y una cuchara, lo cual entusiasma a los fans de la milanga, se venía algo bien tierno. 



También vale aclarar que cada plato que incluía dos milanesas parecía como un plato de pasta, algo así como una lasagna, porque la salsa de tomate, que era claramente buena (seguramente la usaban también para las pastas) se mezclaba muy bien con el queso, que no era muzarella sino un queso aún más suave, bien fresquito, entonces después de cortar la carne y ponerla en cada plato el mozo le dedicaba unos segundos más a tirarle esa salsita sobre el corte. Esto hacía que perdamos de vista a la milanesa, le daba mística a este aspecto poco usual, pero definitivamente muy interesante. 







Las papas fritas mezcladas con este mejunje de queso y salsa de tomate podrían ser un plato aparte de lo buenas que estaban.

Hora de probar la verdad. Y si,  la milanesa de Herman es un golazo de mitad de cancha, no hay dudas en la mesa, éxtasis de placer para todos. Alguno supo encontrarle un nervio a la carne pero aclaró después que era un nervio riquísimo, lo cual eliminó juicio alguno. Los puntajes fueron elevadísimos, muchos dieces, muchos nueves, definitivamente estábamos ante un momento histórico.



 

El mozo lo notó y nos ofreció una botella de champagne cortesía de la casa que coronó la velada. Fue clave conocer la milanesa a la napolitana de Hermann para cerrar un gran año de este tour del proyecto napola. 
seguiremos en la búsqueda! 
 

 
 


Promedios de Hermann
Promedio del jurado de notables
calificacion del 0 al 10

Rebozado.  7.8

Ambiente. 8.1

 Aceite. 8

Jamon y Queso. 9.2

Nervios en la carne. 7.5
          Salsa. 9.7
Condimentos. 8.4 
Tamaño. 8.5
Eructo. 7.1
          Guarnición. 8.8


          Promedio. 8.35

* en todos los casos el 10 es la nota positiva





Muchas gracias a Hermann por su atención, y sobretodo por su milanga. La punta es tuya.
   



Hermann está ubicado en Av. Santa Fe 3902, en el barrio de Palermo.




lunes, 5 de marzo de 2012

Episode13 - El Puentecito


Noche fría de invierno. El Puentecito nos espera en el barrio de Barracas. Las expectativas son grandes. Llega recomendado a la visita de nuestro napoleónico equipo. Y la entrada al local no hace más que reforzarlas. Típico bodegón porteño. 
Iluminación amarillenta, adornos retro y fotos de famosos comiendo en el lugar. Entre todos estos objetos se entremezclan decenas de ovalos fileteados con los nombres de los platos más representativos del lugar. Llaman la atención pero no desvían el camino de nuestra perseverante empresa. Ya sabemos lo que vinimos a buscar.





 
 
El establecimientos está ocupado principalmente por familias y grupos de amigos. Casi todos parecen habitués de lugar. Pero a pesar del casi lleno, rápidamente nos encuentran un lugar.


La llegada de el que será nuestro mozo está vez marca un punto de inflexión en la velada. Con un saco blanco de grandes botones plateados y un prolijo bigote comienza a mostrar el sarcasmo que será su firma. Se divierte con la decisión de nuestro pedido. ¡Napolas para todos, por favor! Nos aclara que son para compartir y pedimos una cada dos. Siempre es bueno escuchar que una napola es para compartir. Las cervezas anteceden a la comida y con su llegada el mozo aprovecha otra vez más para tirarnos una andanada de chistes.




 Con la llegada de las napolas, la primer sorpresa de la noche. Es redonda. Si, redonda. La milanesa napolitana del Puentecito es un circulo rebozado casi perfecto. Llega el momento de la verdad y cubiertos en mano, atacamos nuestras napolas. En los primeros bocados ya se vislumbra que no será facil puntuarla.






Los comentarios en la mesa ya muestran los altibajos. Mientras algunos ponderan la sabrosa salsa, otros realizan los primeros hallazgos nerviosos. Nunca es buena su visita, pero se hace costumbre y a medida que avanzamos, descubrimos que todas las milanesas están bastante estresadas.
A pesar de los nervios, la milanesa nos da varias sorpresas. Sabores difíciles de ubicar, un buen rebozado y una generosa porción. Tampoco se queda atrás en cuanto a la guarnición. Las papas fritas son dignas de destacar.



La hora de la verdad. Hay opiniones encontradas y como es política en el proyecto, en lugar de debatir, es el momento de ir a los números. El silencio se apodera de la mesa por unos instantes mientras cada uno completa su ficha.
Lo más llamativo es que no hay coincidencia. Algunos otorgan buenos puntajes en la misma categoría que otros ponen una mala nota. Esto se repite mucho y a pesar de que disfrutamos del gran ambiente y de una aceptable napola, esto solo nos deja una certeza. La búsqueda continua.
 


 

Promedios de El Puentecito
Promedio del jurado de notables
calificacion del 0 al 10

Rebozado.  6.6

Ambiente. 8.5

 Aceite. 4.3

Jamon y Queso. 6.5

Nervios en la carne. 3.1
          Salsa. 7.1
Condimentos. 6.8 
Tamaño. 7.6
Eructo. 4.8
          Guarnición. 7.6


          Promedio. 6.33

* en todos los casos el 10 es la nota positiva




 Muchas gracias a El Puentecito por permitirnos catar su milanesa, y muchas gracias a nuestro invitado de lujo Gonzalo "Maldito Entusiasta" Pardo





El puentecito queda en Lujan 2101 en el barrio de Barracas.

jueves, 12 de enero de 2012

Episode12 - La Viña del Abasto



Viñas del Abasto,  en la calle San Luis, bodegón de comida clásica porteña.
Un salón luminoso repleto de comensales, a nuestro alrededor abundantes platos de todos los colores, mozos que van y vienen, y el murmullo de mucha gente comiendo contenta.






Inmediatamente nos tomaron el pedido de nuestro objeto de estudio; napolitana para todos  mas unas fritas – que serían mas tarde objeto de polémica y opinión… mas unas cervezas,  eso si , la “pesi” vendría mas tarde.







Es la primera vez que notamos que nuestro plantel no pasa desapercibido. Si bien somos siempre  8 personas comiendo exactamente lo mismo,  tomando fotos del producto y evaluando luego con lápiz y papel el resultado de nuestra experiencia, pero tampoco  somos tan llamativos en nuestro ser. 
Una pareja que estaba sentada al lado nuestro no dejaba de pispearnos. Nos habrían reconocido? Leerían nuestro blog? Querrán sentarse con nosotros? 





Pero sin irnos de nuestro eje, llegan las galopantes napolitanas, de aspecto casero, ninguna era igual a la otra. De gustosa salsa de tomate, ahí había condimentos. Dignos jamones y queso. Curioso el aceite y el rebozado. Casos  de  nervios en carne para  algunos de los jurados  que quedaron en el plato, y en otros casos los platos quedaron vacíos de estos.  La guarnición era distinta. Fritas que no parecían fritas, pero tampoco al horno,  de tamaños y formas irregulares.








Llegó la hora de la votación y Proyecto Napola no perdona. Rebozado, aceite y nervios jugaron en contra, le bajaron el promedio.  Además en esta edición hemos contado con la  presencia de dos jurados femeninos: lo cual algunos señalan que sobre este punto la mujer es más estricta. Proyecto Napola igualmente se ocupa de evaluar mas allá de cualquier género y raza.






Siendo la salsa, el queso y el jamón los puntos positivos a destacar, un eructo en bajada y una retirada veloz por parte de los jurados, creemos que esta todo bastante claro.
Los demás platos tendremos que volver para probarlos




Promedios de Viñas del Abasto

Promedio del jurado de notables
calificacion del 0 al 10

Rebozado.  6

Ambiente. 5.6

 Aceite. 4.5

Jamon y Queso. 8.25

Nervios en la carne. 4.3

Salsa. 8.5

Condimentos. 7.3
 
Tamaño. 7.3
Eructo. 6.2
          Guarnición. 4.8



          Promedio. 6.31

* en todos los casos el 10 es la nota positiva



Luego de una pequeña explicación al mozo, los empleados de la cantina también calificaron su milanga. Por lo menos eso intentaron.







Muchas gracias Ines Vogelfang, Laura Gorodokin muchas gracias Viñas del Abasto.(San Luis 3007)
Y....Napola para Todos 













viernes, 28 de octubre de 2011

Episode11 - La Copa de Oro



“Capdevilla y Quesada” mensajea uno de los jurados. Se refiere a la dirección de su nueva casa. La previa de un nuevo Proyecto Napola es la primer reunión oficial en esta nueva morada que promete lindos encuentros, asados, fiestas y muchos buenos momentos. Ya en la esquina se escucha el ronroneo de un motor poco común. Es el invitado, un Doctor 2.0 que en lugar de ambulancia se moviliza en bici-moto. Es Lunes y feriado, por lo que muchas de las opciones previstas se encuentran cerradas. Debatimos entonces a dónde ir, hasta que sale a la luz una vieja recomendación por el barrio de Belgrano. Hace hambre, vamos. La terraza dejó en todos una mezcla de indecisión y bobera que hizo la salida un poco lenta y complicada, hasta generar el atascamiento de un colectivo en la puerta de la casa. VAMOS. 
En camino, en los autos se rumorea: - Olleros y Libertador? Jodeme. No hay chances de una buena napola en Cañitas.





La fachada del lugar calmó a todos los prejuiciosos. El lugar pinta bien.
El Lunes y feriado termina jugando a favor del proyecto. Muy poca gente y mozos muy atentos (póngale marquitas positivas al ambiente maestro). Viene Marcelo (Vitíligo – aporte del Dr. 2.0) el mozo y entiende al toque el proyecto, tira comentarios que aportan y sale disparado a la cocina a por unas Napolas. Trae antes un antipasto delicioso (berenjenitas, morroncitos). Los ojitos horizontales del jurado comienzan lentamente a redondearse. Pan particularmente rico? La birra está frapé? Opa, esto parece ser cosa seria. En las pocas mesas ocupadas del lugar también pasan cosas. Un cumpleaños, una reunión familiar y chicas bonitas (una en particular). Marcelo se acerca a la mesa con una intención peculiar, viene a cambiar los cuchillos por otros “especiales”. Lindo.







Se vienen! Éramos 5, por lo que pedimos 3 Napolas entre todos, pero ni nos tuvimos que ocupar de la división. Los platos ya vinieron perfectamente fraccionados. Tal fue la emoción que un jurado declaró: - Es un mimo al corazón. 
Ahora sí, a comer.
Marcelo: - Chicos, pimienta? Hace aparición un molinillo muy acorde a toda la atención que se venía dando. – Es voto cantado, pero en ambiente yo le pongo un 10.
A analizar se ha dicho!  Y se hace silencio en la mesa hasta que uno irrumpe diciendo:
- Eh! La gran “SALSAJO” (traducción: salsa arriba y abajo). Sí, sí. No es una novedad para el Proyecto pero sí una particularidad de algunos pocos lugares que le ponen salsa de tomates tanto arriba del queso, como abajo del jamón. De pronto otra más a favor de Marcelo: llega con lo que sobró de la distribución de las porciones y lo cubre con doble plato para que no pierda el calor (un verdadero troesma).






Bueno, igual, TRANCA. No todo es color de rosa. Llega el grito: - Nervio polémico!
Sí señores, apareció la primera espina de la noche. En el jurado hay un especialista en el tema y fue quien lo detectó. Todos lo vimos y somos testigos. – Nunca había visto un nervio tan claramente nervio. Declaró uno de los críticos. Seguimos comiendo, pero ahora con un poco más de atención y los colmillos bien afilados. – Da batalla la guacha. 








La cara del Dr. 2.0 era de satisfacción. Las papas fritas cumplían las expectativas. A pesar del “nerviosismo”, el jurado siente que se perfila un top 5 del ranking. Se terminó. No más Napolas en los platos. A votar!





Todos los puntajes fueron bastantes parejos entre los jurados. – Bien Dr. 2.0! En general son bastante flojos los invitados (Identidad Reservada). Estamos todos contentos no? Lemoncello, fotito y a la cama. La Copa de Oro Carlitos, gran sorpresa en Las Cañitas.




No es parte del análisis, pero de postre vino un flan muy amarillo: - Es radioactive boludo!














Promedios de la Copa de Oro

Promedio del jurado de notables
calificacion del 0 al 10


Rebozado.  6.8

Ambiente. 8.6

 Aceite. 6.2

Jamon y Queso. 7

Nervios en la carne. 5.4

Salsa. 7.8

Condimentos. 6.2
 
Tamaño. 7.2
Eructo. 7

          Guarnición. 6.6


          Promedio. 6.88

* en todos los casos el 10 es la nota positiva


Muchas gracias Michel Spector, muchas gracias La copa de Oro de Carlitos.
Proyecto Napola apoya el modelo.